SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

Por la Lic. Patricia V. Snaiderman

 

 

El Síndrome del túnel carpiano es una afección dolorosa e incapacitante para los movimientos de la mano y muñeca.

El túnel carpiano se encuentra en la base de la palma, es un túnel estrecho formado por ligamentos y huesos a través del cual pasa el nervio mediano.

El nervio mediano nace de la unión de filetes nerviosos del cuello y da inervación a los músculos de la mano y muñeca que permiten realizar  movimientos de flexión o cierre de la mano cuyos tendones forman parte del contenido del túnel carpiano.

Cuando estos tendones se tensan por actividades repetitivas o por mantener la mano en la misma posición durante períodos prolongados se inflaman dentro del túnel y comprimen el nervio mediano.

Otras causas pueden llegar a comprimir el nervio: la artritis que produce deformidad en las articulaciones de la mano y muñeca, las fracturas mal alineadas, la diabetes por espesamiento sanguíneo, la gota, problemas en el cuello como contracturas musculares por mal alineamiento de la columna vertebral o hernias discales, cambios hormonales en las mujeres, antecedentes de tendinitis, etc. 

El Síndrome del túnel carpiano es básicamente un desorden por trauma acumulado que altera el sistema osteomuscular del miembro superior en general y que afecta específicamente a los nervios y a la irrigación de la mano y muñeca.

En la actualidad el uso excesivo del teclado y el mouse  de los computadores son la causa primordial de afecciones del miembro superior y cuello como dolor por contracturas e inflamación de los tendones del hombro, codo y muñeca.  En especial cuando estas actividades son realizadas sin tener en cuenta la ergonomía. 

La ergonomía es la disciplina que estudia la relación del cuerpo humano con el ambiente que lo rodea, analiza cuál es la mejor postura equilibrada a adoptar frente a una actividad determinada evitando el sufrimiento articular y muscular.

El síndrome del túnel carpiano afecta a hombres y mujeres de todas las edades y se observa comúnmente entre los trabajadores que efectúan tareas que requieren repetición de un mismo movimiento de las manos o los dedos durante períodos prolongados.

Se ha encontrado éste tipo de afección en empacadores de carne, operadores de martillos neumáticos, empleados que pasan mucho tiempo trabajando en computadoras, tejer, coser, cocinar y  amas de casa entre otros.  

                                                                

Huesos del carpo y ligamento anterior del carpo con tendones y nervio mediano como contenido

 

Síntomas: 

Dolor que puede extenderse a través del brazo hasta el cuello, adormecimiento, sensación de corriente, inflamación de la mano y antebrazo.  El adormecimiento más frecuentemente ocurre en el dedo pulgar, índice, medio y parte del anular.

Los síntomas se presentan con mayor frecuencia durante la noche pero también en actividades de la vida diaria como conducir o leer el periódico.  A veces los pacientes pueden notar una disminución en la fuerza del puño, torpeza o se le pueden caer las cosas de sus manos. Si no se trata, los síntomas pueden avanzar hacia dolores agudos y persistentes ocasionando incapacidad total, la persona debe dejar de trabajar y ni siquiera puede realizar actividades simples en la casa. En estos casos, puede haber una perdida permanente de la sensibilidad de los músculos de la palma del lado externo de la mano o eminencia tenar.
 

Tratamiento: 

El tratamiento para aliviar los síntomas de esta afección varía de acuerdo con la gravedad de los síntomas y el grado de intensidad del dolor. 

Se interroga al paciente, se le realiza un examen físico y se toman placas radiográficas y, si fuese necesario se le solicita estudios más específicos como la resonancia magnética y el electromiograma, entre otros.

No hay que olvidar evaluar la postura y en especial el cuello puesto que el problema puede nacer allí y no en la muñeca misma.  El nervio mediano puede estar comprimido por una hernia cervical o en algún tramo de su recorrido, por ejemplo, a nivel del tórax cerca del hombro. Los síntomas frecuentemente pueden ser aliviados sin cirugía.  Cambiando las costumbres de usar la mano, manteniendo la muñeca en posición recta con una férula puede ayudar a reducir la presión en el nervio.  Medicamentos para disminuir la inflamación tomados por boca o inyectados en el túnel carpiano pueden aliviar los síntomas.

Cuando la etapa sintomática ha sido superada es recomendable el tratamiento kinésico local y a distancia para resolver disfunciones osteoarticulares y musculares que ocasionan la compresión nerviosa sea en el cuello, miembro superior u hombro.  Se puede emplear fisioterapia y técnicas articulares, miofasciales y neuromusculares para descomprimir los desfiladeros por donde circula el nervio mediano y técnicas para aumentar la movilidad y disminuir el dolor. 

Cuando los síntomas son severos o no mejoran, podría ser necesaria una cirugía con el objetivo de agrandar el túnel y disminuir la presión sobre el nervio. La presión en el nervio es disminuida cortando el ligamento que forma el techo del túnel en el lado palmar de la mano.

Luego de la cirugía es necesario realizar un tratamiento kinésico en etapas.  Se usa la fisioterapia para regenerar tejidos, disminuir la inflamación y el dolor si lo hubiere, se hacen maniobras para devolver la movilidad a la mano y muñeca y se le solicita ejercicios de fuerza hacia el final del tratamiento.  El tratamiento posquirúrgico puede durar varias semanas o meses.

 

Recomendaciones:

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas antes mencionados, evitar mover la muñeca, colocar frío y recurrir al médico para los estudios pertinentes y realizar el tratamiento kinésico correspondiente.  Es importante no dejarse abandonar puesto que la lesión avanza y en estadios severos a veces la única solución es la cirugía. 

Para prevenir el Síndrome del túnel carpiano es imprescindible corregir malos hábitos posturales y los ambientes de trabajo, tales como escritorios, sillas y el espacio de trabajo, adoptar una buena postura en las actividades que se estén realizando a repetición, alternar períodos de descanso y de trabajo, estirar los músculos del miembro superior, cuello y espalda, realizar ejercicios de movilidad de hombros y del cuerpo en general.