Reumatismo y tratamiento kinésico

Lic. Patricia V. Snaiderman

La Reumatología es una especialidad médica dedicada a los trastornos del aparato músculo esquelético y del tejido conectivo, en la población es conocida como “reuma”. Abarca un gran número de enfermedades reumáticas que dañan generalmente las articulaciones, huesos, músculos, tendones, fascias, etc., y en algunos casos es sistémica afectando los órganos del cuerpo.

En la actualidad existen numerosos padecimientos capaces de producir manifestaciones reumáticas, entre ellas encontramos la Artritis Reumatoidea, Osteoartrosis, Esclerodermia, Síndrome de Sjögren, Espondilitis Anquilosante, Osteoporosis, Artritis Psoriásica, Lupus Eritematoso Sistémico, etc.

En muchos de estos padecimientos existen alteraciones inmunológicas que se manifiestan con inflamación de las articulaciones como mecanismo de defensa de los tejidos sin presencia de agresión externa, por Ej. en la AR (Artritis Reumatoidea).

La Osteoartrosis o Artrosis es el padecimiento reumático más frecuente a partir de los 50 años y es normal encontrar manifestaciones de la misma en una placa radiográfica. En algunos casos existen factores genéticos que llevan a que algunas personas desarrollen a partir de una temprana edad cambios degenerativos en el cartílago articular. Otras veces la artrosis puede producirse como resultado de una anomalía previa de la articulación como las lesiones ligamentarias o capsulares.

Algunos de los síntomas de las enfermedades reumáticas son dolor, hinchazón articular, rigidez, limitación y deformidad articular.

No existe por el momento curación para las enfermedades reumáticas, por lo tanto los objetivos del tratamiento son el alivio del dolor, el control de la inflamación, la preservación y recuperación de la función articular y muscular, el mantenimiento de un crecimiento y desarrollo normales en caso de afectación en niños y, el manejo de la enfermedad extraarticular.

Cada plan terapéutico depende de la afección en particular.

El tratamiento de estas afecciones corresponde a la participación de un equipo multidisciplinario comprendido por médicos reumatólogos, kinesiólogos, psicólogos, asistentes sociales y otros. 

La terapia física con kinesiología osteopática y postural facilita la reinserción  del paciente a la vida cotidiana normal, lo libera del dolor y la rigidez de sus articulaciones y evita que surjan deformidades en las mismas mejorando la biomecánica articular.

La persona afectada por estos procesos necesita mantener la actividad física, acompañada de ejercicios de estiramientos de la columna vertebral y en general de todo el cuerpo, aprender a relajarse y reducir el exceso de peso corporal si lo hubiere.

Preservar la energía y reducir el estrés sobre las articulaciones alternando periodos de actividad y periodos de reposo.  Con ello se protegerán las articulaciones y los síntomas disminuirán.