PARALISIS FACIAL

Dr. Raúl Sanz

Miembro de la Asociación Médica Homeopática Argentina

Miembro Titular de la Academia Iberoamericana de Medicina Biológica y Odontoestomalogia

Diplomado en Salud Publica

www.homeopatia-ayurveda.com

La parálisis facial periférica primaria, es una afección nerviosa motriz y sensitiva, se presenta de comienzo agudo, es unilateral interesando una hemicara y producido por un brutal enfriamiento, una prolongada corriente de aire, o  a una infección viral (particularmente de la familia herpes virus).  Existen parálisis faciales secundarias a tumores, trombosis cerebrales,  etc. Cuando se produce la parálisis, se interrumpe la función del nervio facial, causando la interrupción de los mensajes que el cerebro le envía a los músculos faciales. Esta interrupción produce debilidad o parálisis facial., en casos infrecuentes, puede afectar ambos lados.  Síntomas - Pueden incluir tics, debilidad, o parálisis en uno o ambos lados de la cara, caída del párpado y de la comisura de la boca, sequedad del ojo o la boca, deterioro del gusto, y lagrimeo excesivo de un ojo.  Con mayor frecuencia estos síntomas, que generalmente comienzan súbitamente y llegan al máximo en 48 horas, llevan a una distorsión facial significativa. Esta parálisis se produce cuando el nervio que controla los músculos faciales está hinchado, inflamado o comprimido, dando como resultado debilidad o parálisis facial. La mayoría de los científicos cree que una infección viral como una meningitis viral o el virus del resfrío común o del  -herpes simple- causa el trastorno. Ellos piensan que el nervio facial se hincha y se inflama como reacción a la infección, causando presión dentro del canal de Falopio y llevando a un infarto (muerte de las células nerviosas debido al suministro insuficiente de sangre y oxígeno). En algunos casos leves (donde la recuperación es rápida), sólo hay daño en la vaina de mielina del nervio. La vaina de mielina es el recubrimiento graso, el cual funciona como un aislante, de las fibras nerviosas del cerebro. El trastorno también ha sido asociado con la influenza o una enfermedad parecida a la misma, dolores de cabeza, infección crónica del oído medio, alta presión arterial, diabetes, sarcoidosis, tumores y traumas tales como fractura de cráneo o lesión facial.

Diagnóstico

El diagnóstico incluye un aspecto facial deformado y la incapacidad de mover músculos en el lado afectado de la cara, y descartando otras causas posibles de parálisis facial. No existe un análisis específico de laboratorio para confirmar el diagnóstico de este trastorno. Generalmente, el médico examinará al individuo en búsqueda de debilidad facial superior e inferior. La electromiografía, las radiografías, la resonancia magnética ayudan a descartar otras patologías. Desde el punto de vista amplio en terapias alternativas debemos tener en cuenta los focos irritativos dentarios como causa de la parálisis facial

Tratamiento desde la medicina tradicional

El factor más importante en el tratamiento es eliminar la fuente del daño nervioso.

Esteroides, antiinflamatorios, ibuprofeno fisioterapia, vitaminas estimulación eléctrica

En general, la cirugía de descompresión para la parálisis de Bell, para aliviar la presión sobre el nervio, es controvertida y se recomienda poco.

En ocasiones infrecuentes, puede ser necesaria la cirugía cosmética o reconstructiva para reducir deformidades y corregir algunos daños tales como un párpado que no cierra completamente o una sonrisa torcida.

Tratamiento desde la medicina homeopática.

El tratamiento homeopático rápido y oportuno acorta muchísimo el periodo de la enfermedad.

Según los síntomas que presente el paciente  

Si aparece bruscamente luego de un enfriamiento a veces cura en 24 hs con un medicamento que se llama aconitun (si corresponde a los síntomas) recetado en potencias adecuadas que el homeópata indica y se resuelve. Si la parálisis facial aparece bruscamente con caída e inmovilidad del parpado superior generalmente indicamos además curare en potencias homeopáticas (ojo no realizar automedicación, solo el medico puede hacerlo bien)  Si ya pasó mucho tiempo desde la aparición de la parálisis y ella continúa tenemos medicamentos como causticum, thuya y conium, etc. que depende de la sintomatología podemos ayudar efectivamente al paciente que sufre esta enfermedad que alarma por la deformidad de la cara que provoca En la terapia Neural buscamos focos irritativos dentarios que deben solucionarse con la extracción de dichas piezas y en algunos casos con inyecciones de procaína en muy bajas diluciones en el ganglio estrellado. (Complementa eficazmente muchas veces a la homeopatía)

Ahora lo sabes tu decides.