ENFISEMA

 

Dr. Carlos A. Distilo

El nombre viene del griego emphysema que significa "soplar el aire" o "insuflar”.

Se entiende por enfisema pulmonar el agrandamiento permanente de los espacios aéreos dístales a los bronquiolos respiratorios, con destrucción de la pared alveolar, con o sin fibrosis manifiesta. Es una enfermedad crónica comprendida junto con la bronquitis crónica en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Con el objeto de ser más claro imaginemos al sistema bronquial como un árbol que comienza en la tráquea (tronco principal), que se divide en dos ramas (bronquios primarios derecho e izquierdo) que a su vez se van dividiendo en ramas cada vez más pequeñas hasta finalizar en los bronquiolos terminales que son como las ramitas más pequeñas de ese hipotético árbol. La diferencia que estos bronquiolos terminan en  fondos de saco denominados alvéolos. O sea que los pulmones están constituidos por los lobulillos pulmonares que se continúan con los bronquiolos y bronquios intra pulmonares. También está formado por el tejido conectivo o conjuntivo que une a los lobulillos con los vasos y bronquiolos. Los lobulillos pulmonares son pequeños sacos membranosos, pegados entre sí y unidos por escaso tejido conectivo. Tienen un volumen de un centímetro cúbico.

Cuadro Clínico

El enfisema es principalmente una enfermedad de personas mayores de 40 años y es más frecuente en hombres que lo es en mujeres, aunque el incremento en la incidencia de mujeres es notable en los últimos años. La causa más común de enfisema es el consumo de cigarrillos.

El enfisema está caracterizado por pérdida de la elasticidad pulmonar, destrucción de las estructuras que soportan el alveolo y destrucción de capilares que suministran sangre al mismo. El resultado de todo ello es el colapso de las pequeñas vías aéreas durante la respiración conduciendo a una obstrucción respiratoria y a una retención de aire en los pulmones. Todos estos trastornos dan como resultado síntomas de disnea inicialmente al esfuerzo aunque se hace evolutiva pudiendo llegar a tener incluso disnea de reposo. Pérdida de peso, ansiedad, edema y fatiga suelen acompañar en muchos casos. La tos y las sibilancias son mucho menos frecuente que en la bronquitis crónica.

En los pacientes con enfisema los hallazgos característicos son taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria), tórax en posición inspiratoria tórax en tonel, uso de los músculos accesorios de la respiración (sobre todo el esternocleidomastoideo) y respiración con labios fruncidos (soplando). Generalmente no están cianóticos, refiriéndose a ellos como sopladores rosados”, en contraposición a los pacientes con bronquitis crónica evolucionada que presentan frecuentemente cianosis, a los cuales se les denomina abotagados azules”.

Existe un Enfisema Pulmonar Hereditario defecto congénito de ciertas sustancias y una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica producida por varias enfermedades bronquiales, por el tabaco, la contaminación ambiental, etc.

 

Diagnóstico

La alteración fisiopatológica del enfisema y su repercusión sobre los volúmenes pulmonares se estudia con espirometría, que incluye la medición de los volúmenes estáticos pulmonares (capacidad vital, volumen de reserva inspiratoria y capacidad inspiratoria) y el estudio de la capacidad de difusión pulmonar. Otras herramientas diagnósticas incluyen la radiografía de tórax, la tomografía axial computarizada y la gasometría arterial.

Patogenia

Como enfermedad pulmonar obstructiva que es, el proceso patogénico inicial es un proceso inflamatorio que produce estrechamiento de las vías respiratorias y a los espacios respiratorios dístales. El humo del cigarrillo y otros irritantes potencia esta respuesta inflamatoria. Los estudios histopatológicos efectuados demuestran que la mayor parte de la inflamación tiene lugar en las vías respiratorias periféricas (bronquiolos) y en el parénquima pulmonar.

Normalmente el 25% de la resistencia al flujo del aire en su paso por las vías respiratorias ocurre a nivel de los túbulos ≤ 3 mm, aumentándose al 80% en esas vías para los pacientes con enfisema. Sumado a ello, la disminución de la elasticidad pulmonar y la destrucción de las paredes alveolares produce el cierre prematuro de las vías aéreas dístales mas periféricas.

Durante la inspiración, el aire vence la resistencia producida por el moco secretado por las sobreestimuladas células caliciformes, pero el aire queda atrapado en el alveolo sin poder vencer la obstrucción de moco durante la expiración. Eso crea los grandes espacios bullosos característicos de la enfisema.

Se distinguen principalmente 4 tipos de enfisema: panacinar, centrolobulillar, paraseptal e irregular.

Cuando un médico homeópata se enfrenta con estos casos en el consultorio sabe que a pesar de la imposibilidad de la curación, existen medicamentos homeopáticos que se complementan y logran un mejor rendimiento de los medicamentos alopáticos tradicionales. Es decir que podemos ayudar a estos pacientes a tener una mejor calidad de vida.

Hace 4 años atendí a un señor que concurrió al consultorio con una mochila de oxígeno. Su esposa me decía que no se podía separarse de ella pues ponía en riesgo su vida. Era un fumador de 80 cigarrillos por día y trabajaba en una oficina pequeña junto a otros tres compañeros que fumaban la misma cantidad que él.  Cuando terminaba el día de trabajo solían llenar hasta la mitad los cestos para los desperdicios con puchos. Tal era el nivel de adicción e intoxicación de este paciente. A pesar de ser un hombre de unos 50 años parecía mucho mayor por el deterioro físico causado por su EPOC.

Con tratamiento homeopático tuvo una mejor calidad de vida y pudo prescindir de la mochila de oxígeno por las noches cuando dormía.