HOMEOPATIA

TOS CRÓNICA: CAUSA Y CURACIÓN

 

DIVERTICULOSIS

Dr Carlos A. Distilo

Profesor Titular de la Universidad Maimonides

 

Los divertículos del colon son bolsas de la mucosa que se han herniado a través de las capas musculares en puntos débiles  de la pared colónica. Estos puntos débiles son aquellas zonas por donde penetran las arteriolas murales que nutren al intestino. De ello se deduce que la pared de los divertículos no tiene tejido muscular.

Abundan en el colon distal (cercanos a la última parte del intestino), pero pueden afectar toda la longitud del órgano.

La prevalencia de los divertículos colónicos aumenta con la edad a partir de los 30- 40 años, y son muy frecuentes en edades avanzadas, afectando hasta el 50 % de los individuos seniles.

La mayoría de los individuos con divertículos colónicos permanecen asitomáticos. El término enfermedad diverticular del colon se aplica con frecuencia al espectro clínico que comprende desde los divertículos no complicados, considerados como una variante de Síndrome del Intestino Irritable, hasta sus complicaciones graves: hemorragia, perforación y diverticulitis.

Existen dos tipos de diverticulosis: la simple y la espástica.

En la Diverticulosis Simple no hay trastornos demostrables de la motilidad colónica ni hipertrofia (agrandamiento) de las capas musculares y su causa es desconocida.

La Diverticulosis Espástica se caracteriza por hipertrofia muscular relacionada con espasmo de la musculatura colónica y aumento de las presiones intraluminales (aumento de las presiones dentro de la luz del intestino). Este segundo tipo es el que presenta con mayor frecuencia síntomas como dolor, estreñimiento y en su patogenia pueden incriminarse tanto los  trastornos psicológicos y las anomalías motoras del síndrome del intestino irritable como la deficiencia de fibra vegetal en la dieta.

Se cree que la ingesta de fibra protege al colon del desarrollo de divertículos al aumentar la masa fecal, lo cual, a su vez, incrementa su diámetro. Si la masa  fecal es pequeña también lo es el diámetro del intestino grueso, y el aumento de presión provocaría la herniación de la mucosa y la submucosa a través de los puntos débiles de la pared.

CUADRO CLINICO

La gran mayoría de los pacientes con divertículos se encuentran asintomáticos. Cuando se detectan divertículos en pacientes con un diagnóstico compatible con el Síndrome del Intestino Irritable, es casi imposible determinar si su presencia es responsable de los síntomas de dolor abdominal bajo, constipación o brotes diarreicos característicos de estos pacientes.

Los síntomas colónicos son indistinguibles de los del intestino irritable y es probable que estén relacionados más con la dismotilidad colónica que presuntamente determinó la aparición de divertículos que con estos de por sí.

Algunos pacientes con enfermedad diverticular del colon cursan con brotes de dolor y alteración del hábito deposicional de cierta intensidad.

COMPLICACIONES

Son tres:

a) la diverticulitis aguda (frecuente)

b) la hemorragia (poco frecuene)

c) la perforación (rara).

En la DIVERTICULITIS existe un proceso inflamatorio con infección loca de uno o más divertículos. La inflamación se debe probablemente a la retención de materia fecal en el saco diverticular a cauda de la estrechez de su cuello; la heces de desecan hasta convertirse en coprolitos que, de forma mecánica, erosionan el epitelio de la mucosa diverticular y las bacterias colónicas infectan de forma secundaria el extremo distal del divertículo.

CUADRO CLINICO

Dolor abdominal y fiebre. El dolor es constante por lo general, localizándose en la fosa ilíaca izquierda (como una apendicitis izquierda).

La fiebre puede acompañarse de escalofríos, y en ocasiones es la única manifestación clínica de la enfermedad. La pericolitis o el absceso pericolónico que se producen causan muchas veces íleo colónico parcial o completo, con cierre intestinal, distensión abdominal, náuseas y vómitos. También puede existir oclusión de intestino debida a la fijación de un asa al absceso pélvico..

La diverticulitis aguda puede complicarse con perforación libre y peritonitis generalizada entre otras complicaciones.

HEMORRAGIA

Las hemorragias varían desde pérdidas fecales ocultas hasta rectorragias masivas. La hemorragia es frecuente en paciente seniles. Al parecer, los divertículos del colon derecho tienden a sangrar más que los del colon izquierdo.

PERFORACION LIBRE

Es excepcional que un divertículo se perfore espontáneamente en ausencia de diverticulitis. Su tratamiento es el del abdomen agudo.

Fuera de las instancias arriba mencionadas que son patrimonio de la cirugía y en la cual la homeopatía suele ser utilísima en la preparación pre  y post quirúrgica, es en el cuadro clínico común donde alcanza los niveles máximos de eficacia.

Al ser la homeopatía una tratamiento de la persona y tener una mirada holística del problema ofrece al paciente una mejor calidad de vida controlando todas las causas que llevan a la agravación de esta patología.

Relato a continuación un cuadro de un paciente ejecutivo de 42 años de edad, a quién se le había diagnosticado diverticulosis colónica y quien presentaba los síntomas propios del síndrome del intestino irritable con distensión abdominal, meteorismo, flatulencia, flatos que le impedían llevar una vida social como su trabajo lo requería, constipación y a veces diarreas. Al finalizar la primera entrevista una serie de síntomas biopatográficos de importancia (pérdida de su madre, sensación de abandono y desvalimiento) junto a los obtenidos propios de su personalidad permitieron individualizar el medicamentos que al cabo de un mes ya lo mejoró y que pese a tener divertículos no lo molestaron más durante todo el tratamiento y hasta la fecha cuando fue dado de alta.

Una vez más la Homeopatía, medicina de la persona, restituía la salud de una forma suave y duradera.