ARTROSIS DE CADERA Y TRATAMIENTO CONSERVADOR


Por la Lic. Patricia V. Snaiderman
 

 

 

La Artrosis de Cadera o Coxartrosis es una afección en la que se produce el desgaste del cartílago hialino que recubre la superficie articular.  Naturalmente es más frecuente durante la tercera edad pero es habitual encontrarla también a edades tempranas.  La Coxartrosis controlada a tiempo junto con los cuidados personales podría llegar a evitar el reemplazo de la articulación.

Síntomas:

El síntoma por excelencia es el dolor que aparece en la cara anterior y lateral del muslo, en la ingle y zona glútea con limitación de la movilidad.

La sensación de rigidez articular matinal es frecuente y cede con el movimiento.  El calor local permite mejorar esta condición y en especial en invierno cuando las articulaciones se tornan mas duras y doloridas.  El paciente que tiene artrosis no tiene las articulaciones inflamadas a excepción de que coexista otra enfermedad que provoca inflamación articular como la Artritis Reumatoidea.  Una articulación inflamada tiene calor, rubor, dolor y se torna hinchada.

Hay que tener en cuenta que el dolor que aparece de manera súbita después de un tropiezo o traumatismo directo podría llegar a ser por una fractura de cadera y, en este caso el dolor puede irradiarse hacia rodilla también.

De la misma manera, el dolor en la articulación podría tener otras causas a distancia como reflejar un problema en zona baja de la espalda en lugar de la cadera en sí.

Causas:

La frecuencia de aparición de Coxartrosis va en aumento a medida que las personas envejecen, pero éste no es el único factor desencadenante de esta afección, las causas pueden ser numerosas y se debe a factores primarios y secundarios.

La cadera joven posee un cartílago hialino, que es liso, grueso y resistente; a medida que la cadera se usa este cartílago disminuye su grosor y elasticidad, se torna opaco y poco resistente. 

La Artrosis de Cadera primaria o denominada también esencial, se debe al envejecimiento articular y a la frecuencia en el uso de la cadera.  Varía según las personas y su causa es el estrés fisiológico natural de la articulación.  Se manifiesta lentamente en personas mayores de 65 años (lo cual no significa que todas las personas vayan a padecerla por ser mayores) y en aquellos casos en donde la cadera se usa en forma excesiva, allí es probable que la artrosis aparezca precozmente.

La Artrosis de Cadera Secundaria es producida por factores locales que se originan en la cadera misma y que responde a numerosos orígenes.  Por ejemplo, la Luxación congénita de cadera, cuando no se trató debidamente o no se diagnosticó a tiempo deja una luxación de cadera que facilita la aparición de artrosis por una distribución despareja de la carga sobre la articulación. 

Los Factores Traumáticos que ocasionan fracturas, desestabilizan bastante las superficies articulares, éstas pierden la congruencia y la artrosis se producen de manera acelerada.

Los Factores Vasculares como la Enfermedad de Perthes que se origina por insuficiencia vascular provoca una deformidad de la cabeza femoral y una posterior artrosis articular.

Existen también Factores Infecciones, Embolia, Epifisiólosis, Osteocondritis y Artritis Reumatoidea, entre otros.

Diagnóstico:

El interrogatorio, examen físico y estudios de rutina como placas radiográficas, resonancia magnética y exámenes de laboratorio van a permitir realizar el correcto diagnóstico diferencial entre las causas antes mencionadas.

En una placa se observa el cartílago desgastado con erosiones y ulceraciones en su superficie que dejan al hueso subcondral (superficie ósea debajo del cartílago) sin cubierta cartilaginosa por el uso que se la ha dado.
Tratamiento:

Es importante tener en cuenta el peso corporal del paciente, puesto que el exceso de kilos significa para la cadera más presión y desgaste articular.  En algunos casos el descenso de peso corporal alivia sobremanera los síntomas.

En las etapas iniciales cuando el paciente siente dolor se le recomienda ingerir analgésicos y reposo.  Al tratamiento médico se le suma el tratamiento kinésico con el uso de fisioterapia como el Ultrasonido, la Magnetoterapia, la realización de ejercicios de estiramiento y de movilidad articular para mantener el rango de movilidad articular lo mas normal posible.  Técnicas de osteopatía para los músculos, las articulaciones y la columna vertebral con el objetivo de mantener el tono muscular adecuado y equilibrar las articulaciones.

El tratamiento de la postura con Reeducación Postural Global tanto para prevenir como para disminuir los síntomas de artrosis en general.  El enfoque global de este método científico permite trabajar sobre cadenas musculares retraídas que mantienen una determinada postura patológica causante dolor.

Su objetivo se centra en disminuir los síntomas corrigiendo las posturas incorrectas.  Consiste en un trabajo propioceptivo a través del cual el paciente de manera inconsciente va adquiriendo una nueva postura para que lo ayude física y psíquicamente a mejorar.

En aquellos casos en los que el dolor y la limitación de movimiento no ceden se recomienda una cirugía de reemplazo total de la articulación lo cual constituye una alternativa para su curación considerando la edad del paciente y la gravedad de la artrosis.

Cuidados:

Independientemente del tratamiento a aplicar la verdadera curación depende de los cuidados que se adopten en las actividades de la vida diaria.